jueves, 9 de julio de 2015

Buñuelos de brócoli


Hoy fue uno de esos días en los que necesité estar en mi casa. El hecho de haber sido feriado combinado con que es invierno y que venía de varios días de mucho stress y trabajo, generó las condiciones perfectas para disfrutar de mi hogar. Dormimos hasta tarde (¡las 9 para mí es un lujo!), desayunamos tranquilos y con la misma paz con la que arranqué el día, decidí cocinar algo rico y saludable para mi niños.

Tenía en la heladera brócoli cocido al vapor pero no tenía ganas de hacer una tarta, ni tampoco quería saltearlos con una pasta. Revisando las provisiones, fui armando la receta en mi cabeza. Una receta que fue todo un éxito y que ya les comparto para que la intenten.


Ingredientes
400gr de brócoli cocidos al vapor
1 zanahoria rallada
1 cebolla de verdeo picada
1 taza de queso parmesano rallado
2 huevos
1 taza de fécula de maíz
1 cdta. de polvo de hornear
2 cdas. de semillas de sésamo blancas
sal y pimienta

Procedimiento
Rehogar la cebolla de verdeo junto con la zanahoria en una sartén con aceite de oliva. Incorporar el brócoli cortado en trocitos chiquitos. Revolver y quitar del fuego. Reservar.

En un bowl, colocar la mezcla de vegetales. Agregar los huevos, el queso parmesano rallado, fécula de maíz, polvo de hornear y semillas de sésamo. Mezclar con una cuchara de madera hasta integrar todos los ingredientes. Condimentar con sal y pimienta.

Calentar aceite de girasol en una sartén. Con una cuchara colocar la mezcla en porciones procurando dejar un espacio entre cada una. Freír hasta que los buñuelos tomen un tono dorado. Retirar con espumadera y colocar sobre papel de cocina para absorber el aceite excedente.

Servirlos calentitos y ¡dejen que sus chicos los coman con las manos! :)

Tips BeeMyChef
A mis chicos les encantó comer los buñuelos mojándolos con ketchup. Es una manera divertida de que coman vegetales. Infalible.

sábado, 20 de junio de 2015

¡Viva la pepa!


Las pepas son muy populares en Argentina. Se comen para acompañar las tardes con mate o café con leche. Son galletas dulces que se decoran en el centro con dulce de membrillo. Si bien son bastante simples, cada vez es más difícil encontrar pepas livianas y sabrosas. Lo más común cuando se compran, es que sean pesadas y secas.

En casa hace casi dos años que dejamos de comprar galletas en el supermercado. En su lugar comemos budines, muffins, y galletas caseras. Cuando no tengo ganas de cocinar, simplemente compro pan en la panadería, jamón y queso. Mucho más sano.

Hace un par de meses a Simón se le antojaron pepas y me pidió prepararlas. Buscando en mis libros de recetas encontré una de Dolli Irigoyen que me encantó. Ya la prepará varias veces y es infalible. Se las comparto para que se animen a prepararlas. ¡Estas sí que son pepas de verdad! ¡Que viva la pepa!

Ingredientes - salen 30 pepas aprox.
180gr de harina 0000
60gr de almidón de maíz
120gr de manteca pomada
120gr de azúcar impalpable
1 cdta. de polvo de hornear
2 yemas
1 cdta. de esencia de vainilla
200gr de dulce de membrillo

Procedimiento
Con una cuchara de madera, batir la manteca junto con el azúcar impalpable hasta obtener una mezcla cremosa. Agregar las yemas y la esencia de vainilla y mezclar nuevamente.

Tamizar la harina, el almidón de maíz y el polvo de hornear. Incorporar a la mezcla de manteca integrando suavemente con las manos. Amasar hasta obtener una masa lisa. Formar un bollo y envolver la masa con film. Dejar reposar en la heladera durante 30min.

Enmantecar una placa de horno. Precalentar el horno a 180°C.

Formar bolitas del tamaño de una nuez pequeña con la masa. Aplastar cada bolita levemente con el dedo y hacer un huequito en el centro (no muy profundo). Rellenar cada pepa con una cdta. de puré de dulce de membrillo. Colocar cada pepa sobre la placa de horno. Dejar espacio entre ellas ya que aumentarán levemente de tamaño.

Hornear durante 25min hasta que tengan un tono dorado. Dejar enfriar sobre una rejilla antes de servir.

Tips BeeMyChef
El dulce de membrillo se calienta muchísimo al cocinar la pepas. Esperar a que se enfríen para evitar quemarse al comerlas.

Se puede reemplazar la esencia de vainilla por ralladura de limón. Quedan muy ricas y frescas.

Si no tienen dulce de membrillo, se pueden rellenar con cualquier mermelada firme que tengan: ciruelas, duraznos, guayaba.