sábado, 1 de noviembre de 2014

Tarta de champignones y hongos portobello



Ana ya empezó a comer cualquier cosa por lo que cocinar se ha simplificado ya que no tenemos que hacer la "papilla" insípida todos los días. Pero las cosas no podían ser tan simples, obvio. A Ana le gusta comer sola y con las manos, así que a falta de papillas, tenemos que buscarle la vuelta para que logre comer sola sin tirar toda la comida al piso en el intento.


¿La solución? Transformar todo lo que comemos en tartas, empanadas o canastitas. :) Así come de todo: brócoli, tomates, espárragos, jamón, queso, espinacas y, como no, ¡hongos! Sí, le encantan los hongos así que hoy cociné una tarta espectacular de champignones y hongos portobello. Les comparto la receta, anímense a prepararla. ¡Es exquisita!

Ingredientes
Masa
1 taza de harina 0000
25g de manteca blanda cortada en cubitos pequeños
2 cdas de aceite de oliva
1 huevo
sal y pimienta negra a gusto
1 cda de semillas de amapola
agua (cantidad necesaria)

Relleno
250g de champignones
100g de hongos portobello
4 cebollas de verdeo chicas
3 cebollines
1 diente de ajo
1 ramita de apio sin hojas
150g de queso fynbo rallado
50g de queso parmesano rallado
3 huevos
2 cdas de queso crema
aceite de oliva
sal y pimienta negra a gusto

Procedimiento
Masa: colocar la harina en un bowl en forma de corona. En el centro, colocar el huevo, aceite de oliva, manteca, sal, pimienta y semillas de amapola. Mezclar los ingredientes con las manos, desmenuzando la manteca e integrando todo. Si la mezcla está seca, agregar agua de a cucharadas, amasando cada vez hasta obtener una masa lisa y suave. Hacer un bollo, cubrir con papel film y dejar descansar durante 15min.
Luego, estirar la masa con un palo de amasar y cubrir el fondo de un molde de tarta de 25cm de diámetro. Reservar en la heladera.

Relleno: 
En una olla rehogar la cebolla, cebolla de verdeo, ajo y apio picados, en aceite de oliva. Reservar.
Limpiar los champignones y hongos portobello con un repasador para quitarles la tierra que puedan llegar a tener. Filetear en rodajas de medio centímetro de espesor. Calentar una sartén con aceite de oliva y dorar los hongos y champignones. Reservar.

En un bowl, colocar la mezcla de cebolla y los hongos cocidos. Agregar los huevos, queso crema, los quesos rallados (reservando un puñado de queso parmesano para espolvorear por encima), sal y pimienta. Mezclar con cuchara de madera cuidando de no romper los hongos.

Retirar la tartera de la heladera y verter la mezcla en el molde. Espolvorear con queso parmesano rallado.
Cocinar en el horno a 240°C durante 30min o hasta que se dore bien.

Retirar del horno, desmoldar y dejar reposar durante 10min. antes de servirla.


Tips BeeMyChef
Se le puede agregar panceta ahumada a la tarta. Para hacerlo, tienen que agregarla al momento de rehogar las cebollas.

Nunca mojen los champignones o los hongos para lavarlos ya que absorben mucho el agua y luego mojarán la tarta.

Yo siempre sejo reposar la tarta sobre una rejilla para que la base quede bien seca.


domingo, 26 de octubre de 2014

Fiebre panadera



Ya me habían dicho que cuando te enganchabas con el mundo mágico del pan era difícil escapar pero nunca creí que podía ser tan "atrapante".

Hace unas semanas mi amiga Mara, que está estudiando en el IAG, nos invitó a tomar el té a su casa y entre los manjares con los que nos recibió, había una hermosa trenza de pan con amapolas. Fue amor a primera vista, por lo que en el momento me pasó los detalles de la receta y en cuanto tuve oportunidad puse literalmente, las manos en la masa.


Empecé con la trenza. La hice tres veces hasta que logré un trenzado prolijo. Las tres veces salió exquisita. Entonces tomé coraje y levadura y me aventuré con el libro que me regaló mamá de Xavier Barriga, "Pan". De allí tomé la receta para los panes de leche y para el pan francés que horneé este mediodía. Terminando el domingo, y sin una miga de los panes que horneé, ya estoy con ganas de amasar de vuelta. La locura panadera se apoderó de mí. Es un hecho.

Les comparto la primera de las recetas que probé en estos diez días. Dejen que el pan se apodere de sus corazones...

Receta de la Trenza Judía 
(hace 2 trenzas de 400g aprox)

Ingredientes
500g de harina 0000
25g de levadura fresca
200g de agua
1 huevo
50cm3 de aceite de girasol
10g de sal fina
30g de azúcar

Procedimiento
Disolver la levadura en el agua. Reservar.

En un bowl, mezclar el huevo, el azúcar, la sal y el aceite, con una espátula de goma.

En un bowl amplio colocar la harina, hacer un hueco en el centro y verter la mezcla de huevo. Mezclar con las manos y luego agregar la levadura disuelta. Amasar hasta obtener una textura suave y lisa.

Cortar la masa en 8 pedazos iguales (pesar el bollo entero y dividir el peso en 8). Envolver cada pedacito en film y dejar descansar durante 20 minutos.

Una vez cumplido el tiempo, estirar cada bollito en pequeñas baguettes y dejar reposar durante 15 minutos más. Estirar cada baguette con las palmas hasta obtener tiras de 30cm de largo y 1,5cm de espesor, aproximadamente.


Utilizaremos 4 tiras por trenza. Para lograr un trenzado prolijo, unir las 4 tiras en un extremo sobre la mesada, en forma de abanico. Numerar las tiras, de izquierda a derecha. Cada vez que las tiras cambien de posición tomarán el número del lugar que ocupen. La secuencia para trenzas es la siguiente:

Tira 1 sobre tira 3
Tira 2 sobre tira 3
Tira 4 sobre tira 2

La secuencia se repite hasta terminar con el largo de las tiras. Para que las terminaciones sean prolijas, doblar los extremos de la trenza donde se pegan las tiras, para abajo.


Pintar las trenzas con huevo y espolvorearlas con semillitas de amapola. Dejar fermentar hasta que dupliquen su volumen, alrededor de 1 hora.

Precalentar el horno a 180°C y hornear durante 20 minutos hasta que estén doradas.

Tips BeeMyChef
Al momento de amasar, no agreguen harina. La masa sola irá uniéndose y despegándose de la mesada. En ningún momento agreguen harina, repito. :)

Diego Veras, un eximio panadero que conozco y el primero en haberme mostrado la magia del pan, me enseñó que el punto justo de levado del pan se puede saber presionando la masa con el dedo. Si la huella permanece, quiere decir que el pan ya está listo para meter al horno.

Tengan paciencia con el pan. No lo apuren. Esperen a que crezca todo lo que pueda antes de hornearlo. Así lograrán una miga liviana y aireada.